Afrodita: La diosa del amor de mayor influencia en la antigüedad

En la tradición grecolatina, el amor, la lujuria y el sexo tiene su propia diosa: Afrodita., una de las deidades más veneradas en la antigua Grecia, pues contó con grandes templos en las principales ciudades y santuarios. El mito del origen de esta divinidad está vinculado con la propia etimología de su nombre.

¿Cómo nació Afrodita?

La palabra griega Aphros significa espuma, de modo que muchos sostienen la creencia de que ella nació del mar. De acuerdo al mito más antiguo, planteado por el poeta Hesíodo, luego de que Cronos arrancara los genitales a su padre Urano, arrojó sus restos al mar, exactamente en las costas de Pafos (en Chipre).

De la combinación del semen y la sangre de Urano con la espuma del océano, apareció la diosa del amor, en una edad ya adulta. Este mito acerca del nacimiento de Afrodita es el más famoso y ha llegado a inspirar a artistas de todas las épocas.

Pero, hay otras versiones que sugieren un origen distinto. Según Homero, esta deidad griega era hija de Zeus y Dione, una diosa que terminó perdiendo su relevancia en el panteón griego.

Sin embargo, a pesar de la disyuntiva, hay un punto en el que sí coinciden los escritores antiguos, y es que Afrodita no tuvo infancia, sino que nació siendo adulta, con una anatomía madura y lista para ser deseada por los mortales y dioses.

Afrodita, su esposo y su amante

Afrodita fue entregada en matrimonio al dios del fuego, Hefesto, como una forma de compensación de sus padres por su apariencia deforme y fealdad. Pero, esta unión no fue dichosa para la diosa, dado a que la malformación de su esposo acabó repugnándole.

Por lo tanto, terminó engañando a Hefesto con el apuesto dios de la guerra, Ares. Ambos comenzaron una relación adúltera, la cual intentaron ocultar al resto de las deidades, pero el secreto no duró mucho. Helios, quien desde la cima del  firmamento observa todas las actividades de las divinidades y los mortales, descubrió las travesías de Afrodita y no dudó en comunicárselo al esposo de  la diosa.

Hefesto, tras recibir la noticia de la infidelidad de Afrodita, tomó la decisión de humillarla junto con su amante. En su sed de venganza tejió una red de plata irrompible y esperó el momento en el que Ares y su esposa se encontraran intimando en el lecho para arrojar sobre ellos la red mágica.

Los amantes quedaron atrapados por el objeto y Hefesto para poner en evidencia la traición de su esposa, llamó a todas las divinidades para que vieran sus cuerpos desnudos unidos. Afrodita, muy avergonzada, le imploró a su esposo que la liberara, prometiéndole que rompería su lazo con Ares.

Al ver la manera en que su esposa le suplicaba, al dios del fuego se le ablandó el corazón y optó por retirar la red para acabar con el suplicio al que había sometido a los amantes.

En definitiva, Afrodita tuvo una gran influencia en la Antigüedad, por ello, recibió una atención desbordante, tanto así, que de ella surgieron muchos mitos y todo tipo de cultos a lo extenso y ancho del Mediterráneo.

Apolo y Jacinto: Una fascinante historia gay de la Grecia clásica

Los vínculos amorosos entre hombres, especialmente entre jóvenes y adultos, tenían mucha aceptación en la antigua Grecia. A los varones mayores se les llamaba erastés y se dedicaban a amar, cuidar y educar a sus amados, mientras que a los jóvenes se les denominaba erómenos y sus retribuciones con sus experimentadas parejas eran su juventud, belleza y disposición.

Una de las historias gays más cautivadoras de la mitología griega es la relación entre Apolo y Jacinto.

Conoce la historia de Apolo y Jacinto

Apolo, hijo de Zeus y Leto, fue el dios del sol y la luz; la profecía y la verdad; la medicina y la curación; las artes, la poesía y la música; también era símbolo de la eterna juventud. Su lista de amantes es extensa, pero una de sus relaciones más sobresaliente fue con Jacinto, un joven que era hijo del rey de Esparta.

Jacinto era tan hermoso como los propios dioses del Monte Olimpo, que con sus encantos llegó a conquistar a Apolo, quien solía bajar por las orillas del río Eurotas, dejando desolado su santuario en Delfos para pasar tiempo con su joven amante.

“Amor a primera vista”

El dios del sol que estaba aburrido de su música y su gran arco, encontraba descanso en pasatiempos muy sencillos, Por su parte, Jacinto salía a cazar a los bosques o a las laderas de las montañas, además practicaba gimnasia, una actividad que luego el joven le enseñaría a sus amistades con la que ganarían reconocimientos los espartanos.

El estilo de vida de Jacinto captó la atención de Apolo, y la primera vez que ambos coincidieron la conexión fue instantánea, de manera que entregaron su amor sin inhibiciones y sin importarles que uno era un mortal y el otro un dios.

¡Un giro inesperado!

Un día, durante una asolada tarde de verano, Apolo y Jacinto se desnudaron y untaron aceite de oliva en sus cuerpos, después comenzaron a jugar lanzándose el disco el uno al otro.

Mientras ambos se divertían, el dios del sol quiso demostrarle su poder a Jacinto arrojando el disco con todas sus fuerzas a fin de impresionarlo, pero el espartano también quería sorprender a su amante, de modo que intentó atrapar el disco, sin embargo, el resultado no fue el esperado, y el joven fue golpeado por el objeto, causándole la muerte.

Cuando Jacinto agonizaba, Apolo le impidió a Hades (el dios de los muertos) reclamar al joven espartano y, de la sangre que derramó su amante hizo que germinará una flor. Según el poeta romano, Ovidio, las lágrimas del dios del sol cayeron sobre los pétalos de la flor y convirtieron a esta planta en un símbolo de luto.

Hay otra versión de su muerte

Otros agregan que los responsables del fallecimiento de Jacinto fueron los dioses del viento Céfiro y Boreas, pues se dice que la belleza del joven generó una pugna entre ambos y Apolo, por lo que celosos de que el espartano prefiriera el amor del dios del sol, desviaron el disco con el propósito de asesinarlo.

Independientemente de las versiones existentes, la historia de Apolo y Jacinto ha llegado a inspirar a muchos artistas que han retratado la escena de la muerte del joven en sus obras.

5 libros que te ayudarán a mejorar tu relación de pareja

A lo extenso de la historia, muchos expertos, especialistas y filósofos han tratado de hallar la fórmula para hacer que las relaciones de pareja no se conviertan en un tormento, sin embargo, no han tenido éxito.

Pero… esto no significa que no puedas buscar ayuda profesional para que tu relación de pareja se fortalezca cada día. No necesariamente tienes que asistir a sesiones de terapia en pareja, también tienes la posibilidad de adquirir libros que pueden orientarte y hacer que tu vida amorosa de un giro positivo.

Ahora, ¿cuáles leer? En HoyCitas compartimos una lista de cinco libros que te proporcionarán una gran ayuda. ¡Conócelos!

  1. Los 5 lenguajes del amor (Gary Chapman)

En este material bibliográfico se plantea la existencia de diferentes teorías que suponen que el amor tiene cinco lenguajes de expresión y las personas son la base de ellas.

La enseñanza principal que se refleja en este libro es que debemos conocer nuestro lenguaje del amor predominante y el de tu pareja, así como también hay que aprender a hablarlo a fin de generar un mayor entendimiento y construir una relación sólida y sana.

  1. Amor divina locura (Walter Riso)

Consiste en una novela que combina experiencias del mundo real con la mitología a través de un abanico de acontecimientos que vive el protagonista. En esta obra Walter Riso nos enseña que el amor también es locura, pero que si nos dejamos afectar por las distintas circunstancias, desilusiones y golpes, olvidaremos la magia que una relación de pareja debe tener.

  1. Siete reglas de oro para vivir en pareja (John Gottman)

Una forma de avanzar o hacer que un lazo amoroso se torne más fuerte es que cada persona reconozca los errores que está cometiendo o que debe evitar. Con este libro, el lector podrá percatarse de sus fallos, pues el autor explica detalladamente los 7 jinetes del apocalipsis del amor (como el mismo los menciona en el material).  ¡Es muy interesante!

  1. El buen amor en la pareja – Joan Garriga

Se trata de un libro donde Garriga ayuda al lector a identificar de manera sencilla y grata, los factores que componen una relación de pareja duradera y los elementos negativos que ocasionan problemas.

Incluso, explica cada uno de estos componentes de una forma tan especial, que podemos conjugar los elementos que nos gusten y amoldarlos a nuestro estilo para hacer que la relación funcione mejor.

  1. El Arte de amar (Erich Fromm)

Con la lectura de este libro podrás dilucidar algunos conceptos imperantes en una relación amorosa. Por ejemplo: podrás saber el significa del amor y aprenderás a cómo desligarte de ti mismo para experimentar este sentimiento.

El autor también aclara que el amor no es solo una relación personal, sino también representa  la capacidad de madurar y que, se manifiesta en diferentes modos: amor filial, amor fraternal, amor erótico y amor a uno mismo.

¿Realmente estás dispuesto a mejorar tu relación de pareja? Sí, en HoyCitas Te recomendamos cualquier de estas cinco lecturas. ¡Te serán de gran ayuda!

 

Las etapas del amor en pareja

A pesar que todas las relaciones de pareja son distintas, mayormente, existen siete fases que ellas experimentan desde que inician su vínculo amoroso hasta que de algún modo termina. ¿A qué se debe esto? ¡Es sencillo!, el amor no es un proceso estático, sino que atraviesa por cambios permanentes durante el curso del tiempo.

Estas transformaciones en las relaciones, no precisamente tienen que ser negativas, al contrario, los cambios producen un vínculo más sólido y hacen que las personas adquieran aprendizajes valiosos para el crecimiento personal y espiritual de ambos. Ahora, en HoyCitas les mostramos las siete etapas del amor en pareja.

  1. Fase de cortejo

Consiste en la primera fase del enamoramiento, donde la llama de la pasión arde increíblemente y muchas veces ciega a las personas. Por lo tanto, en esta etapa imperan ciertas ilusiones que no permiten detectar con facilidad los defectos del otro.

  1. Construcción de amistad y compañerismo

Al conocer cada uno de los defectos de la otra persona y se aceptan de manera incondicional, sin intentar cambiarla, se logra forjar una relación de pareja fundamentada en la realidad y no en las ilusiones o lo sueños. De manera que se entra en una fase de construcción en la que la amistad y el compañerismo crecen.

  1. Desilusión o decepción

Esta es una de las etapas del amor en pareja más controversiales y que muchos nos llegan a superar. Y es que las peleas y discusiones en una relación son inevitables, ya sea por razones de liderazgo o luchar por quién llevar el control, celos, falta de entendimiento, etc.

Estas contiendas hacen que los sentimientos cambien, haciendo que la relación se tambalee, ya que ha entrado en un estado de crisis. ¿Qué hacer para superarlo? Ambas personas deben comunicarse y llegar a un acuerdo, incluso muchas recurren a ayuda profesional.

  1. Colaboración

Cuando ambos llegan a acuerdo y se convierten en ‘socios’ y existe una cierta preocupación por el aspecto económico para generar una mejor estabilidad en el hogar, es indispensable que colaboren entre sí, de manera que se delegan responsabilidad y comparten obligaciones.  Esta fase suele empezar con el nacimiento del primer hijo.

  1. Crisis graves

Existen algunas situaciones que ponen en riesgo la estabilidad de las relaciones, por ejemplo: una mudanza, el desempleo, la pérdida de un familiar, la enfermedad, etc. Si llegan a sobrevivir a estas circunstancias de crisis, el vínculo se fortalecerá.

  1. Reunión

Es inevitable que los hijos crezcan y tengan la necesidad de ser independientes, ¿qué deben hacer las parejas cuando esto ocurre? Tienen que afrontar el reto de volver a disfrutar de la compañía mutua. Se trata de una etapa bastante positiva y oportuna para hacer más fuerte la relación y avivar la llama de la pasión.

  1. Consumación

Al superar tantas pruebas y situaciones juntos, la relación llega a un punto en el que se consolida y, ambos son capaces de sentir un tipo de satisfacción que pocas parejas llegan a experimentar. Por lo tanto, en esta etapa los esposos podrían declarar que ya la muerte es lo único que los podría separar.

Finalmente, estas son las siete etapas del amor en pareja. Cuéntanos, ¿has logrado superar la etapa número 3 con tu acompañante?